Miradas Cómplices constituye un laboratorio de ideas, de reflexiones fotográficas e imágenes que, quizás, encuentren vuestra complicidad.

Translate

miércoles, 24 de agosto de 2016

Color y composición


En estos tiempos de saturación de imágenes, donde todo es efímero;  hay que tener una cierta presencia activa en las redes sociales y, por sobre todas las cosas:  hacer mucho “networking” para no perecer en el intento. Porque si no lo haces, serás un olvidado, un invisible o un perfecto desconocido como del que hablaré a continuación.
Me refiero al fotógrafo canadiense Robert Walker.
En las siguientes líneas,  deseo hablar sobre la composición de algunas de las fotografías que pertenecen a New York: Inside Out, publicado en 1984 por Skyline.  Un libro que posiblemente sea uno de los primeros de fotografía urbana a color que se han publicado y que se puede conseguir por poco dinero en Amazon…esto es para recordarlo..
Además de ser un verdadero manual de cómo utilizar y organizar el color para darle potencia a una instantánea;  creo que podemos aprender mucho más de este ilustre desconocido "de las nuevas generaciones de Facebook".

La elección del fondo es crucial. 

© Robert Walker


“No forman la parte importante de la escena pero condiciona la imagen, sobre todo en color...y cualquier trozo de color puro cobra un protagonismo exagerado” señala Cristobal Hara al respecto.


© Robert Walker

En esta instantánea se puede apreciar una buena organización de los colores de los vestidos conformando un triángulo de color con mucha potencia visual. Además, la elección vertical sumado al plano en picado le da un plus aún mayor.


© Robert Walker

El uso de lo que denomino "ventanas indiscretas"como si se tratara de un marco dentro del rectángulo de la cámara es un recurso saludable de composición. A eso hay que sumar la buena elección de colores primarios (verde y rojo) y secundario (amarillo). Y el fondo, por supuesto.


© Robert Walker

Otra ventana indiscreta con una gran potencia de color a través de los marcos cromáticos primarios y secundarios. "Walker captura el intrincado desplazamiento horizontal de esta superficie, el juego de colores y la composición, terciopelo de rojos profundos, azules eléctricos, verdes y amarillos intermitentes" señala William Burroughs en el prólogo del libro.


© Robert Walker

Este estar "detrás de lo visible", me sorprende mucho. Intentar "no mostrar", tapar, no dar visibilidad a ciertas formas, colores, genera una ruptura, un sugerir de otras narraciones.


© Robert Walker

La utilización de un fondo etéreo y el color rojo en su mínima expresión en diagonal, creando tensión entre una mujer sentada y otra de pie, transmite una gran potencia visual.


© Robert Walker

Estas especies de "olas rítmicas urbanas" a través de las repeticiones de las botellas rojas y con ciertas rupturas de color y líneas le otorgan a esta instantánea una gran potencia y dinamismo.



© Robert Walker

Esta imagen podría haber funcionado perfectamente en blanco y negro. Si no fuera por la brillante elección del rojo en su mínima expresión. Un recurso muy saludable de composición.



© Robert Walker

"El borde la fotografía define el contenido" decía John Szarkowski en el Ojo del Fotógrafo - "Disecciona formas familiares, y muestra su fragmento desconocido. Crea las formas que rodean objetos".  

Les recomiendo que vean el artículo que realizó Carlos Prieto sobre otro trabajo de Walker.
Un abrazo y hasta pronto!




Si este post te ha parecido útil, cómprame un café!

4 comentarios:

  1. Gracias Marcelo por mostrarnos autores muy interesantes...mucho que aprender.

    ResponderEliminar
  2. Cierto Marcelo, leer visualmente un libro de Robert Walker siempre es un placer y un manual intrínseco de composición y uso del color. Es uno de mis fotógrafos favoritos que utiliza la urbanidad como excusa para hablar de fotografía con fotografías.

    ResponderEliminar