Miradas Cómplices constituye un laboratorio de ideas, de reflexiones fotográficas e imágenes que, quizás, encuentren vuestra complicidad.

Translate

miércoles, 5 de octubre de 2016

La orientación como un acto reflexivo pero espontáneo


Más allá de la dictadura,  impuesta actualmente por los monitores y plasmas,  del encuadre horizontal y que domina “fisiológicamente” nuestra manera de mirar el mundo; tenemos que seguir reflexionando en  la orientación visual : ¿cómo ocurren las cosas para transmitir mejor nuestra experiencia urbana fotográfica y no caer en juicios preestablecidos?
La orientación es una indicación al observador que la historia ocurre de esa manera y no de otra. Y el sentimiento y atmósfera de la ciudad en la que paseamos debe valorarse con la antelación que le da la sensibilidad y la espontaneidad del momento.


Valparaíso © Sergio Larraín












Algo de todo ello, pensó de Valparaíso, Sergio Larraín,  una ciudad construida y vivida desde la colina hacia el mar, para orientar sus fotografías en encuadres verticales. Y su trabajo, en general, fue realizado en esa orientación.















La orientación del encuadre horizontal pero panorámico llevó a Jens Olof Lasthein a realizar imágenes que potencien el aislamiento en que vivían los pueblos de Abjasia, una república separatista de Georgia.


© Jens Olof Lasthein

“Tal vez la serie captura un tema universal del el estado de ánimo de haber perdido la pista en la vida familiar para muchos de nosotros” señala Lasthein con respecto a su trabajo: Black Sea, White Sea.


© Jens Olof Lasthein

Algunos hablan de espacios negativos y de espacios positivos, para orientar los encuadres de sus fotografías. Algo que el Robert Frank de los Americanos entendió perfectamente al potenciar “esos espacios negativos” en sugerentes espacios de interpretación visual.


© Robert Frank

Otros, piensan que la orientación más apropiada es la horizontal porque nos desplazamos en horizontal, nos relacionamos en horizontal y hasta contamos las historias en modo película. En cambio lo vertical parece como un corte, un paréntesis para pasar a otro juego de intercambios horizontales.





 Quizás todo ello sea lógico y natural para muchos de los que nos gusta la fotografía. Pero no estaría mal pararse, reflexionar y tomar la mejor decisión para enfatizar tu propia fotografía; y darle la orientación espontánea que guíe tu sensibilidad visual sin pensar en la educación técnica adquirida.



Si este post te ha parecido útil, cómprame un café!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada