Miradas Cómplices constituye un laboratorio de ideas, de reflexiones fotográficas e imágenes que, quizás, encuentren vuestra complicidad.

Translate

jueves, 20 de abril de 2017

Una coartada a lo vertical


Muchas veces pienso porque nos vamos olvidando de hacer fotografías verticales. Y esto lo digo muy en serio. Cada vez hacemos menos.
 Muchos entusiastas de la fotografía que recién comienzan su aventura visual, hacen muchas imágenes verticales y luego se van olvidando. Quizás las pantallas de los ordenadores los van reeducando como hacen “las escuelas” y perdemos esa frágil sensibilidad por lo vertical…no sé….estoy escribiendo “en voz alta” y posiblemente todo lo que diga sea pensado con el corazón.

@Sergio Larrain. Valparaiso 1963

Así y todo, cada vez que veo fotografías en vertical como las que hizo, por ejemplo, Sergio Larrain, me dan genuinas ganas de salir a la calle y dejarme llevar por ese “recorte de la vida” tan ínfimo de ancho y tan diáfano en su altura como si miráramos por la rendija de una ventana. Eso es lo que me provoca una imagen vertical en su concepción y en su sensación. Y en especial,  la forma que trabajaba este gran maestro chileno.


@ Sergio Larrain. Valparaiso 1963

Siempre me gusta poner de ejemplo su Valparaiso porque es una ciudad vivida por Larrain casi siempre en vertical, desde la colina hacia el mar. Y esa verticalidad transmite la atmósfera geográfica del gran puerto chileno.
Y sus líneas y su estética me estremecen porque si estuvieran en horizontal, todo esa sensación de singularidad urbana se perdería, todo sería más visible, menos sugerente, menos singular.


@ Sergio Larrain. Valparaiso 1963


A veces pienso que Larrain quería esconder “algo” con sus verticales de Valparaiso. Y tiene sentido porque no quiere describir la ciudad, tan sólo desea rescatar su extrañeza. Así, sus fotografías tienen un aroma más atemporal que si fueran horizontales. Además cuentan algo interno de la fotografía y eso no se puede escribir con palabras. Pertenecen a su lenguaje más íntimo y eso es una maravilla intacta.



Si este post te ha parecido útil, cómprame un café!

1 comentario:

  1. Últimamente utilizo con frecuencia el formato vertical, y cada vez me siento más a gusto con él. Tienes razón cuando dices que cuentan algo difícil de explicar con palabras, me resultan, no siéndolo, más íntimas como si estuviera observando a través del ojo de una cerradura.
    Pienso que la composición se hace algo más compleja, y comunmente no seran fotografías de inmediatez, precisan una reflexión previa, ni que sea de unos segundos. Adicionalmente, los distintos medios de visualización apuestan por formatos horizontales, casi panorámicos, lo que resulta un sometimiento visual a estos formatos.
    Pero bueno, ya sabes que los locos con frecuencia vamos en sentido contrario.
    Un abrazo, Marcelo.

    ResponderEliminar