Miradas Cómplices constituye un laboratorio de ideas, de reflexiones fotográficas e imágenes que, quizás, encuentren vuestra complicidad.

Translate

viernes, 14 de octubre de 2016

Equivocarse con pasión


Equivocarse y  mucho sirve para cuestionar tu propio trabajo fotográfico y avanzar. El 99 % de lo que haces en la calle es más de lo mismo y siempre hay que ser autocrítico para evolucionar.
Mirar lo que hacen los demás ayuda a encontrar tu camino o por lo menos forjar tu sitio de trabajo. Pero eso es un hacer continuo y debes complementarlo con ese “ego sano” de aprender de tus propios errores. Creo que allí está el secreto del hacer fotografías con identidad y siempre guiado por un objetivo a alcanzar que puede ser un proyecto.


de su proyecto Minutes to Midnight © Trent Parke

 “Siempre he sido un narrador – comenta Trent Parke en una entrevista – y siempre estoy trabajando hacia el libro como el trabajo final".


de su proyecto The Seventh Wave © Trent Parke

"Es muy difícil contar una historia con fotografías urbana individuales. Estoy interesado en las ideas. No estoy interesado en hacer lo misma cosa una y otra vez” prosigue el gran fotógrafo australiano.


de su proyecto Dream Life © Trent Parke

Puede que puedas descrubrirte a ti mismo a través de tus propios errores y no volver a cometerlos. Puede que puedas unir todo en un gran rompecabezas y encontrar la o las respuestas. Estos consejos sanos de Trent Parke pueden ser útil en tu propia búsqueda.
Equivocarse y mucho apasionadamente recomienda el escritor mexicano Xavier Velasco. Aunque se refiere a los adolescentes; puede considerarse en el  fotógrafo que se siente como un adolescente que busca y busca su voz, que no quiere repetirse,  que no sabe como expresar todo lo que siente por dentro. La mejor receta: equivocarse y aprender de los errores. Y en libertad.


 de su proyecto American Color © Constantine Manos

Equivocarnos nos ayuda a crecer, nos hace humildes, eleva nuestro autoestima como fotógrafo y ser humano y enriquece nuestra experiencia vital.  Parecen consejos de autoayuda pero no lo son. El entusiasta de hacer fotografías necesita de ese entorno vital y esa cualidad  se nota en sus imágenes, se transmite. La fotografía es un acto humano y por ese motivo es imperfecta, llena de recovecos, de emociones que finalmente se pueden disfrutar.
En una nota que hice para Photocertamen, que me parece tan lejana en el tiempo, decía que “no alcanza con saber sobre programas de post producción o tener la cámara más moderna o que tenga más megapixeles. Hay que tratar de entender como hicieron fotografías los más representativos de esta práctica fotográfica que es tan antigua como la fotografía misma”.


de su proyecto My Fellow American © Jeff Jacobson

Ahora lo complementaría con que” hay que tratar de entender como haces tus propios proyectos” y ser muy autocríticos.

Buen fin de semana!



Si este post te ha parecido útil, cómprame un café!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada