Miradas Cómplices constituye un laboratorio de ideas, de reflexiones fotográficas e imágenes que, quizás, encuentren vuestra complicidad.

Translate

miércoles, 7 de octubre de 2015

Hay que salvar al librero


A propósito de una nota publicada en el diario El Pais el 4 de octubre pasado: Salvar al “soldado librero”, me pregunto cuál será el futuro de los librerías, de los libros. Algo dificil de explicar en pocas líneas pero viendo el comportamiento de dos grandes ciudades con gran tradición en libros y editoriales como Barcelona o Buenos Aires, puedo hacer algunas observaciones. 

© André Kertész

Carles Geli, el autor de esta nota ( recomiendo que la lean) comenta  que una delegación del Instituto de Cultura de Barcelona (ICUB) está estudiando el modelo parisino oficial de protección de librerías.  Algo que la cartera catalana observa con lupa para llevarlo a Barcelona a mediano plazo y “ preservar estos comercios culturales de la garra bien visible de la especulación inmobiliaria y el monocultivo comercial que las está borrando de las calles del centro de la ciudad”.


© André Kertész

La idea me parece extraordinaria teniendo en cuenta que Barcelona aprieta para ser Ciudad de la literatura y formar parte de la red de Ciudades Creativas de la Unesco.


Plaza Italia, Buenos Aires

Después de varios años de ausencia, hace poco estuve en Buenos Aires y lo que más me llamó la atención fue la gran cantidad de florecientes librerías en el centro de la ciudad. Algunas convertidas en bares culturales; y otras, recicladas en grandes teatros como el Ateneo.


Librería El Ateneo, Buenos Aires


Algunos datos ayudan a entender este fenómeno. Buenos Aires siempre ha sido una ciudad con muchas librerías y se preserva ese patrimonio. Es la ciudad con más librerías en el mundo en relación al número de habitantes. Cuenta con 25 librerías por cada 100.000 habitantes según un estudio reciente del Foro Mundial de Ciudades Culturales. Además, ahora, se le da impulso a los libros nacionales y existen muchas restricciones impositivas a libros importados especialmente los de fotografía.  Históricamente, Argentina ha fomentado la industria editorial con beneficios impositivos, los libros no tributan IVA ni ingresos brutos.


Librería El Ateneo, Buenos Aires
 Un promedio de 7000 personas por día visitan la librería El Ateneo y según el diario The Guardian es la segunda mejor librería del mundo. 
Datos que me ayudan a pensar que el futuro no será tan apocalíptico a pesar de la irrupción de los tablets, ebooks o cualquier dispositivo digital. Al fin y al cabo lo que cuenta es disfrutar del placer de leer y tener en algún lugar de la ciudad, a un librero simpático y entendedor de las buenas experiencias de la lectura. Aún creo en todo ello. 
Hasta pronto!



Si este post te ha parecido útil, cómprame un café!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada