Miradas Cómplices constituye un laboratorio de ideas, de reflexiones fotográficas e imágenes que, quizás, encuentren vuestra complicidad.

Translate

viernes, 10 de abril de 2015

Emak Bakia

En 1926, Man Ray rodó un filme vanguardista y le puso un nombre en euskera, Emak Bakia, una vieja expresión que significa “Dejame en paz”. La película se rodó cerca de Biarritz y Man Ray contaba ahí que Emak Bakia era el nombre de la casa donde rodó muchas de las escenas, señala el escritor Enrique Vila-Matas.




Lo cierto es que el joven cineasta  español, Oskar Alegría en el 2009 comienza a investigar donde queda la casa hasta que finalmente da con ella,  en un acantilado en la costa vasco-francesa,  a 7 kilómetros de Biarritz. 



Imagen de "La casa de Emak Bakia de Oskar Alegría. A la izquierda, el fotograma del filme de Man Ray: Emak Bakia (1926)


Y así nace un precioso largometraje,  lleno de poesía visual llamado: La casa Emak Bakia.



Fotograma del largometraje de Oskar Alegría

El filme presentado en el 2012 ha ganado muchos premios y,  es, según Vila-Matas, “una película que en todo parece capaz de reiniciar la narración y perderse en una historia nueva. Está llena de cajas chinas y es un gran film acerca de la memoria, de cómo se pierde la huella de todo”.
Para los que no vieron todavía el film, comparto con ustedes el trailer:



Buen fin de semana!


Si este post te ha parecido útil, cómprame un café!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada