Miradas Cómplices constituye un laboratorio de ideas, de reflexiones fotográficas e imágenes que, quizás, encuentren vuestra complicidad.

Translate

miércoles, 12 de octubre de 2011

La Maleta Mexicana por partida doble



La Maleta Mexicana ha llegado por fin a España pero por partida doble.
Por un lado, hace seis días se inauguró en el Museu Nacional D’Art de Catalunya, la sorprendente exposición de los negativos perdidos (redescubiertos en el 2007) de Robert Capa, David Seymour y Gerda Taro de la guerra civil española.

Y por otro lado, La Fábrica Editorial y la Fundación Pablo Iglesias publicaron en castellano: La Maleta Mexicana, un voluminoso libro dividido en dos tomos.
En el primero se analiza minuciosamente la historia que hay detrás de los 4500 negativos redescubiertos de estos tres legendarios fotoreporteros. Y en el segundo, se reproducen íntegramente los 126 rollos de película acompañados por 18 ensayos de especialistas en fotografía y en la guerra civil española.
Aprovechando que me encontraba en Barcelona para la inauguración de nuestra exposición de Calle 35; al día siguiente, bien temprano, me dirigí al MNAC para visitar tan trascendental expo.


Y lo primero que me llamó la atención, casi en la entrada misma del salón, fue contemplar con mis propios ojos, el tesoro que alguna vez estuvo perdido. Dentro de un gran cubo de vidrio, se encontraban tres pequeñas cajas: una de ellas,  de papel Agfa (20 x 25 cm.) que contenía sobres de películas con el autor y el tema indicados por fuera y otras dos cajas de cartón con rollos de película de 35 mm.  La famosa maleta mexicana.
Debo confesarles que me emocioné mucho… Todo eso  allí adelante mío, cerquita de mi cara. Entonces le pregunté a una de las cuidadoras de la exposición, si era verdad lo que estaba observando. “Por supuesto que son las cajas auténticas – me señaló orgullosa – y están mantenidas con una temperatura similar al lugar donde se encontraban en México”.
Efectivamente. El clima relativamente seco y estable de la ciudad de México donde han permanecido 66 años (1941 – 2007) explica el lógico razonamiento de la empleada del museo con respecto al resguardo de las cajas en la exposición. Casi todas las películas están elaboradas a base de nitrato por lo que se deterioran si no se almacenan en buenas condiciones. Y las películas parecen estar en el lugar ideal.




Gracias al espectacular trabajo de escaneado de los técnicos del International Center of Photography (ICP), organismo protector de tan preciados documentos; a lo largo de la exposición se pueden ver los contactos de los rollos  de negativos capturados digitalmente.
 Y que nos muestran las secuencias originales de la foto publicada en su momento en revistas como Life, Regards, etc. Y también revelan escenas inéditas a través de los negativos.  Todo ello, sistematizado por acontecimiento bélico cubierto por cada fotógrafo.
Finalmente me fui de la exposición con la certeza de haber observado algunos aspectos que no conocía de la fragmentada memoria visual de la guerra civil española. Y por todo ello,  valió la pena con creces la visita.
Hasta el viernes!! un abrazo!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada